Lubricantes Sintéticos

Lubricantes Sintéticos

 

¿Qué es un lubricante sintético?

Un lubricante sintético contiene más aceites refinados que los utilizados en aceites minerales convencionales, ofreciendo una excelente protección y rendimiento. Los aceites para sintéticos motores ofrecen una variedad de beneficios que ayudan a mantener los motores en funcionamientos con un óptimo rendimiento durante años. Para entender los aceites sintéticos para motores, vamos a echar un vistazo a los orígenes de los aceites para motor. Hay dos tipos básicos de lubricantes disponibles:

·         Los aceites minerales convencionales son los lubricantes tradicionales

·         Los lubricantes sintéticos están creciendo en popularidad

Ambos tipos de lubricante están hechos con aceite crudo. La diferencia es que los aceites sintéticos provienen de procesos de refinado más avanzados y tienen una pureza y calidad superior a los aceites minerales convencionales. No sólo elimina más impurezas, sino que también permite moléculas individuales en el aceite que se adaptan a los motores modernos. Estas moléculas personalizadas ofrecen niveles más altos de protección y rendimiento.

¿Qué es lo bueno de los lubricantes sintéticos?

El rendimiento de los aceites sintéticos para motores normalmente es más robusto, especialmente en términos de capacidad de bombeo a baja temperatura, estabilidad a altas temperaturas y protección contra depósitos. Estos atributos pueden ayudar a reducir el desgaste del motor, potenciar el ahorro de combustible y ampliar la vida útil del motor.

Los aceites sintéticos para motores han sido desarrollados específicamente para hacer frente a condiciones extremas encontradas en los motores modernos. Circulan de forma mucho más libre que los aceites minerales tradicionales. El mayor beneficio es el gran aumento de la protección del motor. Cuando el motor empieza a funcionar, un aceite mineral tarda un poco en circular, permitiendo la fricción entre las partes sin lubricar para causar desgaste. En contraparte, un lubricante sintético empieza a circular directamente, protegiendo toda parte móvil en el motor.

Los aceites sintéticos también pueden ayudar a mejorar el ahorro de combustible. Durante el periodo de calentamiento de una jornada típica de un camión, los aceites minerales son más espesos y se mueven más lentamente, haciendo que el motor consuma más y sea menos eficiente. Por otra parte, los sintéticos llegan a trabajar mucho más rápido, por lo que el motor alcanza la eficiencia operativa mucho antes. Otra ventaja de los sintéticos es que son más limpios – ayudando a reducir las emisiones del motor en comparación con los aceites minerales convencionales.